Ese puenteeee!!!!

Viendo que Irma se anima, menuda rima, vecina, desgranaré aquí y ahora lo que ha supuesto el puente para mi.

Supongo que casi todos sabéis que hará cosa de un mes falleció mi abuela así de improviso, vamos, que apenas media hora más tarde de hablar con mi madre por teléfono, me llamó mi hermana y como tenía un tio con cáncer, pues yo me temí lo peor. Aunque resultó ser mi abuela, por lo que el 1 de Noviembre, todos santos, será recordado en mi familia por este triste suceso.

Yo siempre he dicho que en mi familia lo de los cumpleaños tiene miga porque son todos algo anecdóticos…

Mi abuela nació un 19 de marzo de 1913 y por eso le llamaron Pepica (por que es San José).

Mi padre, nacio un 15 de marzo, inicio de la fallas por lo que casi es imposible olvidárselo.

Mi madre, tiene algo menos de glamúr, nació un 28 de agosto (pero se relaciona más adelante).

Mi hermana mayor, Concha, nació el 8 de marzo, día de la mujer trabajadora y como ella es una empresaria de éxito y madre a la vez, pues es motivo de alegría. Aún así, más adelante también encontraremos otra conexión.

La segunda de mis hermanas, nació el 30 de noviembre. Por si solo, no tiene, tampoco, mucho glamúr, pero este es el que más me mola.

La tercera de mis hermanas, Rosa, nació prematura el 25 de Diciembre y como dice mi madre, fue el mejor regalo de aquellas navidades.

Mi hermano, nació el 9 de marzo, es decir, un día después del 8, cumple de mi hermana Concha y día de la mujer trabajadora.

Yo nací el 1 de Diciembre, es decir, un día después del 30 de noviembre, cumple de mi hermana Mariajo.

Más coincidencias. Tomás, esposo de mi hermana Concha, padre de mi sobrinita Paula, empresario de éxito y ex-jefe mío, nació el 29 de agosto, es decir, un día después que mi madre.

Mi sobrina Sandra, nació el 2 de Diciembre, el mismo día que Concha y Tomás formalizaron su noviazgo hará unos 20 años… y para celebrarlo, viajecito a New York City.

No os contaría todo esto si no fuera porque el 30 de noviembre de este año, murió mi tío Arturo, al que hacía referencia antes. Y lo enterramos el 1 de Diciembre, así que el 2 estábamos todos demasiado tristes para celebrar el cumple de mi sobrina Sandrita.

Esto es en cuanto a la semana previa del puente.

El viernes del puente, me fui a Valencia para iniciar estas mini vacaciones.

Llegaba a las 20:30 a la estación pero un despiste impropio de mi, hizo que no me diera cuenta de que llevaba 45 minutos de retraso por lo que mi padre que tenía que venir a recogerme a las 20:30 y luego a las 21:30 recoger a mi sobrina Paulita, decidió no esperar esos 45 minutos e irse a por su nieta obviando que su hijo, con veintitodos los años cumplidos, sería muy capaz de llegar a casa sin problemas.

El problema, es que yo ya había quedado para ir a cenar con unos amigos, así que tuve que coger el metro unos 30 minutos para llegar a una estación donde pudieran recogerme.

La cena transcurrió placentera y cual fue mi sorpresa al llegar a la 1 a mi casa, que en mi cuarto, en la cuna habilitada tiempo ha para alguno o cualquiera de los 5 sobrinos que tengo, estaba OCUPADA!!!! Horreur, pensé, es paulita, la de los biberones cada 3 horas, la que le llamamos la “Suiza” porque es como un reloj con el tema de las comidas…….

En fin, rápidamente, por mi mente cansada pasaron varias escenas del tipo…

– saco la cuna al pasillo y cuando llore, ya se apañarán.

– saco la cuna al comedor y como Pitu (la perra) es tan cariñosa, cuando llore, la atenderá con ese fiel instinto maternal de los animales…

– me voy a dormir que con lo cansado que estoy no me entero de si llora seguro.

Evidentemente, opté por la tercera vía y claro, a las 3:30 horas lloró desconsolada reclamando condumio. Yo me desperté, obviamente, y traté de entertenerla con el chupete… ni por esas, le daba unos chupetones que cualquiera diría que sería capaz de sacarle leche. Al final apareció mi padre y se la llevó discretamente para darle el biberón y cuando acabó, la volvió a acostar en la cuna.

Las 8 y ya estaba otra vez con sus reclamaciones… esta vez, fue mi madre la que se encargó de darle el biberón pero yo ya no pude dormir y me tuve que levantar…

Ahora recordaba que mi hermana, se había ido a Nueva York, pero NO SE HABÍA llevado a su hija!!!Así que la tendríamos todo el puente (y más) en casa…

Mejor nos armamos de paciencia…

Al día siguiente fue un poco mejor. A estas edades, se les da un biberón a las 12 para que aguanten lo máximo, y en esta ocasión, solo reclamó el biberón a las 5:30 horas. Pero claro, el sobresalto no te lo quita nadie. Mi padre se había ido a cazar así que fue mi madre la que se encargó de darle el biberón. Luego hasta las 9 no volvió a despertarse, así que tuvimos un pelín más de margen para poder dormir.

El tercer día sucedió algo parecido. Lloró a las 5 y mi madre le dio el biberón y se la llevó a su cama a dormir el resto de la noche (mi padre se había vuelto a ir de caza).

El cuarto, fue curioso. A las 3 se puso a llorar y yo, con todo lo dormido que estaba conseguí engañarla con el chupete y se durmió y luego a las 5 lo mismo, así que como aquel que dice, salvo estos contratiempos, pude dormir plácidamente…

Como en la historia de Don Quijote, cuando a Don Alonso Quijano se le secó el cerebro de tanto leer libros de caballerías y se pasaba las noches de claro en claro y de turbio en turbio, así encontróme yo estos días. Deambulando con mi fiel rocinante (un audi a3 1.9 diesel que corre que se las pela, propiedad de Concha y Tomás) de aquí para allá en busca de nuevas

aventuras…

Y este ha sido mi puente. El martes volví temprano para pasar el miércoles con mi amada esposa y no hicimos más que el vago en todo el día. Menos mal que mañana es viernes y ya tenemos el finde por ahí (que por cierto, patri baja a castellón).

Las navidades se acercan con nuevas y emocionantes aventuras… el 17 nos vamos de finde a Milán (a unos 3 grados de temperatura).

El domingo 26 hay comida de “germanor” entre los Varella Forcada (que son 5) y los Roig Lluesma (que somos 15 contando a los niños). No os asustéis ni nada que no es nada oficial, ni ceremonioso, ni comprometedor ni nada de nada de nada. Tan solo es que ante la insistencia de ambas partes (unas más que otras) ya toca que se conozcan, no? digo yo!

En fin, niñas y niño, a ver cómo se nos da la cosa, ya os contaré porque seguro que da para otro megamail…

Ciaoooooooo

Anuncios