París mon amour!

Y tengo otros “asuntos”:
– Apuros en París.
– París bien vale un chaparrón.
– Qué habrá sido de la hermana de la pija.

No se cuantos de vosotros y vosotras y nosotros y nosotras sabías que este fin de semana de “revetlla de sant joan” lo pasábamos en París.
La verdad es que el asunto moto nos había hecho prometer que no viajaríamos en algún tiempo (por lo de ahorrar para pagarla), pero… es que te lo ponen tan fácil y engañoso… que parece que quedarte el fin de semana en Barcelona te sale más caro que irte 4 días a París…

Pero es que, después del viajecito a Roma (del cual estoy pendiente de hacer el post) se me ocurrió que tal vez a mi madre le gustaría ver la ciudad eterna. Pat me lo quitó de la cabeza… a tu madre, lo que sí le haría ilusión, es ver París… Ah! París… la ciudad del amor, de los paseos en el Sena, de Picasso, de Duncan Dhu…. pensé yo.

Lo primero fue averiguar “subrepticiamente” las fechas de las vacaciones de mi madre (segunda quincena de junio) y que casualmente coincidían con san juan que es fiesta aquí en Barcelona. Así que puse en marcha la maquinaria y localicé unos billetitos a precio módico desde Valencia a París (para mi madre y mi hermana) y unos desde Barcelona a París (para Pat y para mí).

Para el hotel, opté por no romperme los cascos porque la última sorpresa de Roma, es digna de otro e-mail… Decidimos ir al mismo en el que Pat y su familia estuvieron el año pasado, que ya se sabe que más vale hotel malo conocido que pensión de pilinguis por conocer…

Lo malo de estos vuelos económicos es que el miércoles mismo, revisando el plan de vuelo me doy cuenta de que el avión sale mañana jueves a las 6:00 horas de la mañana bieeeeeeen! Esto implica que a las 4 me tengo que levantar y para colmo Pat no se le ocurre otra que invitar a Fernando a casa porque hace más de 2 meses que el tío chungo no da señales de vida y ya toca que nos veamos las caras… Total, a la 1 nos acostamos y a las 4 suena el despertador.

Para la mayoría de vosotros que no compartís la vida cuotidiana con Pat, no sabréis que desde que suena el despertador y te “despiertas” hasta que sus neuronas empiezan a funcionar pueden pasar perfectamente unos 40 minutos. Seguro que si le preguntáis qué desayunó esa mañana y cómo llegamos al aeropuerto, no acierta que desayunamos un Bio frutas y que llegamos en Taxi.

Bueno el caso es que el jueves a las 9 de la mañana estábamos ya en el hotel y mi madre y mi hermana desayunando.

De la estancia en París os resumiré brevemente para no aturullaros con el diario del viaje pormenorizado.
Hemos visto:
– El Museo d´Orsay.
– El Louvre.
– El parque de Luxemburgo.
– Viaje por el Sena.
– Cena en la isla de Notre Dame.
– Notre Dame mismo.
– Barrio de Marais.
– Gay Parade: resulta que nosotros no sabíamos nada de nada y salimos de una parada de metro y allí que nos encontramos a la Gay Parade.
– Consulado español.

De las anécdotas que os puedo contar destacaría un par:
1.- La lluvia. Ahora entiendo lo de Roland Garrós, que parece que luce el sol que no veas y en menos de 10 minutos nos cayó un chaparrón digno de Noé.
2.- La situación entre mi madre y patricia. Y es que tanto mi hermana como yo, la verdad, como que ya tenemos muy oida a nuestra madre y claro, la que aguantaba el chaparrón era Pat. Evidentemente, me lo echó en cara a lo que yo como un perfecto caballero asumí mi culpa y no le reproché que su padre hace exactamente lo mismo conmigo, que si entrara en Gran Hermano, solo hablaría en el confesionario y para que yo le escuchara.
3.- Momentazo Consulado español.
Esto tiene miga así que esto lo destaco.

En mi familia, de siempre nos han criado bastante independientes en todos los sentidos. El otro día lo comentábamos… que mis padres, en 8 años de waterpolo, solo vinieron a verme a 2 partidos…, que cada uno se hiciera la cena de siempre, en fin multitud de ocasiones para que cada uno tire adelante con lo suyo…
Esto deriva en que cada uno se responsabiliza de sus historias y claro el domingo por la mañana, a primera hora salta la alarma… Dice Pat… no encuentro mi DNI… y claro, cada uno a lo suyo… mi madre sigue leyendo su libro y mi hermana se pone a revisar la guía que llevábamos nosotros de París… Yo con cara de póker en plan, me estás tomando el pelo y Pat… pues algo alarmada, la verdad…

Nos ponemos a registrar las maletas, la habitación, los bolsos,… todo y el dichoso DNI no aparece. Mi primera reacción fue la del asesinato… pensé que igual nadie se enteraría y total si matas a alguien en París y te vuelves a tu país, no pasa nada, no?
Luego, me calmé (la verdad bastante rápido para estos casos) y decidimos afrontar el tema con valentía. En el hotel nos dijeron que fuéramos a la parada del metro a preguntarle a la tipa si podría llamar a la central de objetos perdidos… y allí que nos fuimos.
Os juro que no hay cosa que me de más rabia que alguien que tiene que atender al público y se lo pasa hablando por teléfono… claro, domingo por la mañana, estaría la mujer algo aburrida, así que, no la estrangulé allí mismo por la dichosa manía de poner una mampara de cristal blindado… y el efecto dependiente/cliente? eh? se pierde totalmente…
La tipa nos largó con viento fresco y malos modales así que al final, para no alborotar más la cosa nos fuimos a un cibercafé a revisar por internet qué dice el consulado español en caso de pérdida, extravío o robo de documentos de identidad… la verdad es que la cosa está muy malita, lo de Internet digo, la información que proporciona las web de los consulados y embajadas españolas es patética. Total, con un PHPNuke, te haces un portal la mar de majo… pues no.

Cogimos un teléfono de emergencias (y ponía en destacado: EXCLUSIVAMENTE PARA CASOS DE EMERGENCIAS). En fin, llamo y me sale un tipo. Que qué quería (cuarto y mitad de pasaporte, por favor, pero del bueno eh?). Le explico el tema y todo eran soplidos…
– y dices que ha perdido el dni
– si
– ufff
– y no tenéis pasaporte
– no
– ufff
– cuando os váis
– esta noche
– ufff
– con qué compañía
– con Vueling
– ufff (aquí ya estaba yo pensando que tenía un tic o algo).
– bueno, pues necesito 2 fotografías (con tonito de “a ver dónde encuentras quien te haga 2 fotografías en domingo”)
– vale
– y me llamas dentro de una hora y media, eh? hora y media.
– yo le digo que ok.

A partir de aquí, nos buscamos un fotomatón y Pat se hace las fotos. De aquí nos vamos en busca de la sede del Consulado español para hacer tiempo de esa “hora y media” que el tipo nos pedía.

Conforme salimos del metro, está lloviendo y nosotros ni paraguas ni na. Nos metemos en un bar y pat con la confusión, se pide un “espresso” cuando no se ha tomado ella un café solo en su vida. Después de pedirlo se va al baño y cuando vuelve y ve el espresso, lo flipa, total que el espresso se quedó allí el pobre.
Total que aprovechamos para no discutir ni echarnos en cara nada de lo malo que nos pasa en este viaje ni en nuestra vida anterior… y escribimos las postales de rigor para la family.
Pasada la hora y media llamamos y nos salta un contestador… mierda! le dejo un mensaje en plan “no nos abandone por favor” y nos dirijimos a la puerta del consulado a esperar. Ni cortos ni perezosos nos ponemos a llamar al timbre a ver qué y la nada por respuesta… De repente suena el movil…
– donde estáis?
– en la puerta del consulado
– tenéis las fotos?
– si
– vale pues voy para allá
– (de donde tendrá que venir).
A los 10 minutos pat no puede más y le llama por teléfono…
– que sí que ya voy, es que estaba jugando al tenis en el quinto pimiento (palabras textuales).
– ah vale, pero estamos en el boulevard de Malesherbes…
– si, perfecto, ahora llego.

Total que a los 15 minutos aparece un tipo con uniforme de tenista…
Nos presentamos, el tipo parece majo y nos va contando:
1- que cada semana le toca a uno estar de guardia.
2- que él es el médico del consulado
3- que no lleva las llaves del consulado pero lleva los papeles encima.
4- que nunca ha hecho lo del salvoconducto pero no cree que sea difícil.
5- que no lleva grapadora, así que no puede grapar la foto al salvoconducto, vamos que nos da un salvoconducto en blanco…
6- que hemos tenido suerte porque a partir del lunes, estos trámites conllevan 2 días…

Al final, como el conserje no abre la puerta, acaba haciendole el salvoconducto a Patricia en el coche, total, los documentos ya vienen firmados por el Consul español…
Aún con el salvoconducto, Pat va algo nerviosilla al aeropuerto no sea que el del check in se ponga pesao y no la deje pasar…

Bueno, la conclusión es que nos lo hemos pasado muy bien, hemos pateado un montón, hemos visto París y que si es posible, llevéis siempre el pasaporte en la maleta por si acaso…
Os pongo una foto del salvoconducto para que lo veáis…

salvoconducto-consulado-paris

Lo del asunto del “Qué habrá sido de la hermana de la pija” es que a la ida nos encontramos a la familia pija prototipo. Dos hermanas con sus respectivos y los niños. Una hacía de hermana tradicional y la otra de hippie y claro nos hacía una gracia del morirse… lástima no haber hecho una foto. El caso es que a la vuelta solo vimos a la hippie… y con una cara más larga que un día sin pan y Pat empezó a especular que habrían discutido y que la hermana no cogía el avión… ya sabéis, esos momentos de aeropuerto y tensa espera….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s