4181

No, chicos no, no es el título de una nueva peli ni na de na.
Básicamente, por aquello de que siempre que nos dan cifras se dan con un pequeño margen de error, son los kilómetros que hemos realizado en moto desde el 5 de agosto al 24 de agosto con un +- 10 de error.
Es decir, en apenas 20 días, hemos hecho una media de 210 kilómetros al día. Aunque evidentemente unos días más que otros.
El viaje lo empecé yo el 5 de agosto viernes desde Bcn a Valencia. Mas bien a El Puig donde tenemos el apartamente que estaba mi hermana Rosa y quería que estuviéramos allí con las sobrinitas.
Aparte de los paseos que me diera o diese, el martes salí rumbo a Asturias con parada en Valladolid. Es decir, Valencia-Madrid-Valladolid, a piñón. La verdad es que pensaba que se me haría más pesado, pero no fue así. Tal vez la circunvalación de madrid que perfectamente estaría 45 minutos rodeando la capi.
Paré en Valladolid porque una amiga de COU vive allí y con la excusa de pasar a verla pues hacía noche por allí para no ir directamente hasta Oviedo. Esta amiga me hizo un recorrido gastronómico-cultural por Valladolid y además, como por motivos laborales tenía que acudir las fiestas de un pueblo de por allí, nos acercamos. Vimos una corrida de rejoneadores y luego cenita, cubatines y orquesta. A lo tonto me acoste a las 4 de la mañana y la intención era salir para Oviedo hacia las 9 de la mañana…
Quedé con Susana para desayunar y despedirnos y que me diera las últimas instrucciones de cómo llegar mejor a Oviedo.
El recorrido es Valladolid-León-Oviedo. Para los moteros, informaros que la nacional que une Valladolid con León es mortal. Sobretodo porque tiene rectas interminables y pasan los camiones a toda mecha y claro unos rebufos de aire cuando nos cruzábamos que en alguno temí que me tirara de la moto. A medio camino se puso a llover. No importa pensé yo, como el traje es impermeable… pero los guantes no! y los 17 o 18 grados tampoco ayudaban mucho. Al final, paré en una gasolinera a ponerme lo más abrigado que tenía (que no era nada más que una camisetita de manga larga) y pensar en comprarme, la próxima vez unos guantes impermeables porque tenías los dedos…
Pero como dice el refrán, las desgracias nunca vienen solas. Desde León se puede llegar a Oviedo por autopista y como hay que pasar el Puerto de Pajares si cojes la nacional y yo lo que tenía era frío, hambre y prisa por llegar pues por la autopista que fui.
El caso es que entre León y Oviedo hay unas montañitas muy monas y muy grandes, ya ves tu, y claro había que pasar por entre medias. Con lo que me quedo es:1.- Túneles en pendiente. Claro por aquí vemos pocos, pero eso que voy en la moto y de repente un desnivel de 3 ó 4 grados… y en curva… ya la repera.2.- La niebla. Que bonita y romántica es la niebla. El que la inventó estará forrao porque no veas la que hay por allí. Y claro, si en coche la niebla no mola… imagina en moto… que no veía más de 10 metros delante… Menos mal que un tipo me adelantó y me puse detrás y tuve una buena referencia que si no…
Total, que llegué a Oviedo sano y salvo pero con un frío que no veas.
Estuvimos 3 días con los padres de Patricia en Pola de Somiedo, en una casa alquilada y haciendo excursiones de aquí para allá. También quedamos con un amigo de la facultad que casualmente estaba a menos de media de hora. Vimos Cudillero, Luarca, Pravia (donde lo del Heno).
Después, el sábado 13 cogimos el montante y nos fuimos hacia Llanes para hacer noche allí. Encontramos un camping casi de casualidad y las desgracias continuaron a nuestro lado.Yo pensaba que los campings se lo curraban más y uno, aunque no llevara colchoneta pues seguramente te darían plaza con cesped o similar para dormir mullido… pero qué va!. Lo primero lo de la tienda, que era nueva y lo de tirarla al aire como el anuncio no funcionó. Nos dimos cuenta que tendríamos que montarla nosotros con nuestras manitas y como no teníamos martillo, tuvimos que pedir uno. He de reconocer que el espíritu del camping es amable sobremanera. Fue pedir el martillo y de repente nos habían montado la tienda entre dos vecinos… la caña. Así que estuvo bien por eso…
Como efectivamente no había suelo mullido y el rulo ese acolchado parecía papel de fumar pues resultó que dormimos nada o casi nada. Así que yo, que más bien soy de apartamento y cama decente… llevaba un enfado que pa qué. Ese día compramos unas colchonetas de playa para mitigar el tema pero ni por esas. Ahora, la playa del camping im presionante.
Para no aburriros con todos los detalles del viaje os dire que en nuestra ruta vimos:- Llanes- San Vicente de la Barquera- Comillas- Santander- San Sebastián.
Llegamos a Sanse y resultó que empezaba justo ese día la semana grande así que de alojamiento… nasti de plasty. La verdad es que llegamos super cansados y al final optamos por buscarnos un hostal en alguna de las poblaciones cercanas de Sanse lo que hizo que acabáramos en Tolosa. El cuchitril aquel es indescriptible, pero estábamos tan cansados y con esa sensación de que si decíamos que no nos tendríamos que ir al quinto pino y que estábamos de la moto hasta el moño… pues hizo que dijéramos que sí y nos quedáramos. En mi vida he estado en ningún sitio que oliera tanto a cerrado y a polvo… pero lo dejaré aquí.
Al día siguiente fuimos a Sanse a ver la ciudad y hacernos unas foticos.
Por la tarde nos fuimos hacia Logroño para hacer noche allí porque quería llevar a Pat a la Calle del Laurel, que es una calle del centro histórico de Logroño donde está lleno de bares donde hacen pinchos diversos (foie fresco, minis de ibérico, bravas, zapatillas de jamón, champiñon con gamba, seta salteada, etc. Vamos que es un “paseo” gastronómico.
Al día siguiente ya nos fuimos desde Logroño para Valencia aunque paramos en Teruel a comer. Deberíamos habernos quedado allí a hacer noche porque la verdad es que vale la pena darse un paseo por la ciudad, pero total, estábamos a 130 kilómetros de casa y yo solo tenía ganas de llegar cuanto antes…
Pat se volvio ese domingo (21) porque el lunes ya curraba y yo me quedé en el apartment con mi hermana y mis sobrinas… Estuvo bien volver a la rutina de piscina, sol, frontón, futbito y charlita por la noche en los frontones como antaño. Como hace tanto que no estoy por allí me pusieron mis colegas al tanto de todos los chismorreos… las rupturas, los nuevos noviazgos, cómo está el mercado, las bodas, los que han vendido el apartamento, etc.
Y el miércoles ya me vine para bcn porque este jueves curraba.
Total, que nos hemos pegado un viaje de narices. Os paso un par de imágenes para que veais el trayecto realizado.

barcelona-valencia-valladolid-oviedo-sansebastian-valencia

Espero que vuestras vacaciones hayan sido tan provechosas y hayáis podido descansar…
CiaoPat & Beni

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s