Esto no va bien

Si, es cierto. Esto no va bien y parece que nadie hace nada. Ni siquiera yo. Bueno yo sí he hecho algo. He huido. No en el sentido estricto de la palabra porque no estoy ahí por casualidades del destino pero ahora que estoy aquí me da esa sensación de huída.

Alguien se inventa una ley para favorecer que la urbanización de terrenos (léase desde hacer casas a preparar espacios para convivir) sea algo muy atractivo. Tanto que se empieza una espiral ascendente de comprar terrenos, construir, vender, presionar para que se vendan. Y como la avaricia es infinita, se pide prestado para comprar más terrenos o más grandes, construir más edificios o urbanizaciones enteras, vender más pisos para ganar más dinero y presionar para que el ciclo siga fluyendo al máximo.

Lo que está mal es que todos los actores de esta movida piensan en lo mismo (y entiendo que entendéis que generalizo). Los constructores quieren ganar más dinero haciendo casas y vendiéndolas. Los bancos quieren ganar más dinero prestando a constructores (lo que implica intereses) y prestando a compradores (lo que implica intereses). Los compradores tentados en muchos casos por los bancos que ofrecen préstamos baratos (barato ahora, luego ya veremos) y por los constructores (mira que pisazo, mejor que el que tienes y mejor que el de tu vecino) se embarcan en una compra que muchos de ellos no son capaces ni de entender realmente lo que te vende el banco ni lo que te vende el constructor y si lo puedes pagar ahora (luego ya veremos).

Quién gana con todo esto más que nadie? los gobiernos cortoplacistas como el nuestro (y pienso que el cortoplacismo es inherente a nuestro ADN).

Imaginad en pleno boom lo bien que iban las cosas. Poco paro ya que casi todos estaban trabajando o en construcción o en bancos. Y como los bancos querían más, no sólo te dejaban para el piso, también para un coche, una moto, un viaje soñado, para lo que quieras. Con lo que al final el dinero no sólo va a la construcción sino también a otras industrias lo que sustenta el modelo. Compras porque te presto y como eso genera dinero para otros estos a su vez compran porque tienen o porque también les presto avalado por lo que tienen o lo que ganan.

Ahora que las cosas no van bien porque nadie tiene dinero, es ahora cuando nos quejamos, pero ojo, no hacemos nada (otra característica muy nuestra). Como ha dicho recientemente un jugador de fútbol, Cuando se iba bien, se permitía todo. Cuando no va bien, no. Pues no está bien.

Obviamente después de tanto tiempo con el tema de la crisis no dejas de pensar que las cosas se podrían hacer de otra manera. Pero cada vez más a menudo llego a la conclusión de que no es así.

Si no se hubiera hecho esa ley, seguramente los índices de crecimiento de España y esos 15 años de bonanza que se han vivido probablemente no los habríamos vivido. Primero porque este país no está preparado para hacer otra cosa que no sean 3 ó 4 sectores muy definidos que arrastran al grueso de la economía (sigo generalizando). Y casi 3 de esos 4 dependen de factores internacionales en los que, sí, desengañaos, no pintamos nada en absoluto.

Arrastrada por estas facilidades y otras cosas más, las constructoras estaban repletas de empleados, los entidades públicas contrataban a gogo porque necesitaban mano de obra, los bancos llenos de vendedores más que gestores de dinero, las fábricas de coches y los funcionares casi a plena producción, las peluquerías llenas, los supermercados llenos, los grandes almacenes llenos, las librerías… las librerías no tanto.

Antiguamente esto sólo se veía descaradamente en el chantaje de los fabricantes de coches y otras compañías internacionales cuando amenazaban con cerrar e irse a Eslovaquia (por ejemplo). Enseguida se les prometían ayudas o incentivos a la compra de vehículos (como si nos hicieran falta más) con tal de que no se fueran porque claro, que se vaya Ford o Seat o Nissan de España supondría un descalabro en los niveles de empleo que no hay Gobierno (del color que queráis) que lo analice y planifique para evitarlo.

Por otro lado tenemos el empleo público. Todo el mundo siempre con la cantinela de que no hacen nada, que si están siempre almorzando… si no hicieran nada, el país directamente no iría. No es que se estrellaría con el iceberg, es que ni saldría del puerto. Ahora bien, en momentos de bonanza, le interesa al gobierno ser “eficiente” con el empleo público o fomentar la eficiencia? Si se fomentase la eficiencia se fomentaría el desempleo. Así de simple. Si el circuito está engrasado (el dinero fluye constante y bien) porqué no permitir que el trabajo que puede hacer 1 persona, no lo hagan 2 o más? porque esas 2 ó más, serían desempleados en caso de ser eficiente ya que en realidad, trabajo para todos no hay.

Pero las cosas no siempre van bien así que ahora, recogiendo el fruto de esa ineficiencia, ahora que el dinero no tapa esos agujeros, es entonces cuando algunos de los servicios que se dan a la población no son rentables y por tanto hay que o co-pagar o directamente privatizar. El otro día leí en un tuit algo así “Si la sanidad pública no es rentable, porqué las empresas privadas quieren invertir?”. La sanidad, la justicia, el transporte, la educación…

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena. Siempre me riñen de que escribo demasiado. Pero no lo puedo evitar.

Después de mi experiencia laboral en una empresa, pensaba que trabajar por objetivos sería estupendo. Trabajar por objetivos implica medir resultados, implica tener claro qué se espera de tu trabajo, de tu tiempo y del valor añadido que aportas al circuito. Trabajar por objetivos impide que la gente se escaquee. En cualquier trabajo, en cualquier situación. Obviamente si te dedicas a montar piezas, construir paredes o cosas de este estilo es bastante fácil. En tus horas de trabajo estipuladas tienes que montar 200 sillas. Así que al final del día es bastante fácil hacer las cuentas. La semana que viene tienes que hacer un informe de situación en función del análisis que hagas de la competencia, de la industria auxiliar y otros actores vinculados al proceso de venta de nuestro servicio/ producto. A ver cómo se come esto…

Pero como decía arriba, cada vez pienso más que la eficiencia en España no es eficiente. Más si cabe ahora que con las nuevas tecnologías, no hace falta ni conductor de autobús (en Castellón tienen uno, pero va un tipo en la cabina para que no pase nada, sic). Ahora que con un ordenador y un programa adecuado, según el puesto de trabajo que sea, sobra gente. Ahora sí que hay que hacerlo todo por el cajero automático o por internet, porque así, es menos gente que necesito en la oficina. Alguna vez os habéis preguntado qué pasaría si todas las operaciones bancarias que hacéis sin un humano a la vista, más que vuestro propio reflejo en la pantalla de turno, volvierais a hacerlas en la caja de la entidad? directamente se colapsaría.

Hay esperanza? creo que cada vez se estimula más el “mientras yo esté bien…” y eso no es bueno. Y ya no hablo de repartir el trabajo entre los que hay (en plan un nuevo tipo de comunismo) pero es que alguien debería racionalizar esto o estamos abocados a tener períodos de precariedad alternados con períodos de bonanza durante el resto de nuestra vida. Aprenderemos de estos 20 años? pues modificando lo que decía Zanussi, el tiempo nos lo dirá.

Lo bueno de todo, es que probablemente ahora con esta “sociedad de la información” que nos envuelve, las cosas que están pasando (quiero creer) serán más fáciles de identificar y por lo tanto evitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s